lunes, 17 de febrero de 2014

VIRUS PAPILOMA HUMANO

Los Virus Papiloma Humano (VPH), son un grupo diverso de virus de ADN perteneciente a la familia de los Papilomaviriade. Representan la infección de transmisión sexual más frecuente y son los principales precursores del cáncer de cérvix. El VPH se transmite por contacto sexual. Es un virus de fácil transmisión, y es muy común. Se estima que 4 de cada 5 personas (es decir, el 80%) van a contraer uno o varios de los tipos de VPH en algún momento de sus vidas. 

Se conocen más de 100 tipos virales que, en relación a su patogenia oncológica, se clasifican en tipos de alto y de bajo riesgo oncológico. La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) considera que los tipos de VPH 16, 18, 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59 y 66 son carcinógenos para los humanos, tipos de alto riesgo oncológico y que otros tipos, incluidos el VPH 6 y el VPH 11, son tipos de bajo riesgo oncológico.


- Los VPH denominados “de bajo riesgo oncogénico”, que generalmente se asocian a las lesiones benignas, como las verrugas y las lesiones de bajo grado. Las verrugas genitales: Son protuberancias o abultamientos que se desarrollan en la piel de la zona genital y/o anal, que pueden ser de diversos tamaños y suelen tener forma de “coliflor”. 
- Los VPH denominados “de alto riesgo oncogénico”. Son alrededor de 15, y los más comunes son el 16 y el 18. Aproximadamente el 70% de los casos de cáncer de cuello de útero en el mundo son producidos por los tipos de VHP 16 o 18.

La prevalencia de infección por el VPH está asociada a la edad, siendo más alta en las edades inmediatas al inicio de las relaciones sexuales (entre los 15-25 años de edad) relacionado con el patrón de comportamiento sexual de la comunidad; posteriormente se produce una disminución muy marcada, entre los 25-40 años para estabilizarse a partir de esta edad.

Existen dos vacunas frente al VHP:
- CERVARIX, que previene la infección por los 2 tipos de VPH que causan la mayoría de los casos de cáncer de cuello de útero (el 16 y el 18). 
- GARDASIL, que previene la infección por los virus 16 y 18, y también los VPH 6 y 11, que causan verrugas genitales. 
Según los conocimientos actuales, la vacuna tiene su máxima eficacia en niñas de entre 11 y 14 años, antes de la edad de inicio de las relaciones sexuales.

Para un correcto diagnóstico precoz disponemos básicamente:
- Citología cervico-vaginal en pacientes asintomáticos
- Colposcopia: existen imágenes atípicas que nos llevan a la realización de la biopsia dirigida. 
- Estudio anatomopatológico (PAP), al que llegaríamos por indicación citológica o colposcopia incluso tras la visualización del cérvix (aspecto sospechoso).
Según los resultados de la biopsia se establecerá un diagnostico y propuesta terapéutica.


Rocío Gay 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada